domingo, 7 de febrero de 2010

La Palabra


Una buena palabra nunca
rompera los dientes de nadie